Cosméticos

Antioxidantes: ¿por qué son tan importantes en los cosméticos?

Antioxidantes y cosméticos

Desde hace unos años escuchamos a diario la importancia de los antioxidantes para una buena salud. Los medios de comunicación especializados en belleza y salud informan casi a diario sobre la relevancia de que los antioxidantes estén presentes también en los cosméticos como mecanismo de prevención y tratamiento del envejecimiento cutáneo. Sin embargo, en las marcas de alta cosmética que recomendamos en Cosmetgal,  Dmclar y rtb cosméticos, llevan tiempo aplicando esta máxima porque sus investigaciones y estudios en sus laboratorios han demostrado los beneficios de los antioxidantes en el cuidado de la piel. 

Por todo ello, en este artículo vamos a dar a conocer algunos de esos beneficios para que tengas mucha más información a la hora de elegir tus cosméticos. Aunque, siempre podrás contar con nuestro equipo para asesorarte o resolver cualquier duda que se te presente.

Radicales libres: ¿qué son y por qué son enemigos de la salud y belleza de la piel?

La piel es el órgano más grande del organismo y se ocupa de, entre otros, regular la temperatura corporal, mantener un equilibrio entre el paso de agua del interior al exterior y viceversa, eliminar los microorganismos dañinos y proteger al cuerpo humano de los efectos negativos de la radiación solar. Pero para su adecuado funcionamiento los radicales libres son uno de los mayores enemigos.  Se trata de átomos o moléculas que producen las células del organismo con una estructura química caracterizada por la presencia de electrones despareados. Esto les obliga a reaccionar, a ser muy reactivos atacando moléculas estables para apropiarse de sus electrones, provocando la oxidación de éstas, y con el daño adicional de que a partir de ese momento las moléculas sanas se convierten en radicales libres, creándose una reacción en cadena. Esta anormalidad en las células genera problemas en los órganos. En la piel, en concreto, impiden que ésta pueda realizar sus funciones, ocasionando pérdida de hidratación y elasticidad, alteraciones en la coloración (manchas) y la formación de arrugas.

La formación de radicales libres tiene causas endógenas y exógenas. El propio organismo los produce través de los procesos metabólicos naturales en los que interviene el oxígeno, como ocurre en el sistema respiratorio y digestivo. Pero también pueden formase por factores externos como la radiación solar, la contaminación ambiental, la exposición a determinadas sustancias químicas, el tabaco, el alcohol y los cambios de temperatura. La calefacción, por ejemplo, tiende a resecar la piel mientras que el frío puede contraer los vasos sanguíneos más de lo debido para evitar la fuga de calor al exterior.

La mejor manera de proteger la oxidación de una molécula es con la ayuda de otra capaz de evitar la oxidación de la primera. Es decir, aquella molécula que actúe como agente antioxidante. El organismo puede generar algunos antioxidantes, como el glutatión, pero la mayoría proceden de los alimentos de origen vegetal como las verduras, frutas, cereales y legumbres.

Son antioxidantes el ácido ascórbico (vitamina C), el retinol (derivado de la vitamina A), los tocoferoles y tocotrienoles (vitamina E), la melatonina, los carotenoides (como el licopeno), y, sobre todo, los polifenoles (el hidroxitirosol, la oleuropeína, el resveratrol, etc.).

Dadas las limitaciones del cuerpo para generar y asimilar los antioxidantes, el uso de cosméticos con antioxidantes es imprescindible.

La importancia de los antioxidantes

Los antioxidantes evitan la oxidación de las células por su capacidad para:

  • Captar electrones desapareados.
  • Secuestrar los metales pesados, lo cual es de vital importancia ya que, aparte de evitar la oxidación de las células, protege a los seres vivos de la toxicidad de determinados metales.
  • Proteger el ADN como consecuencia de las acciones anteriores.Ç

Por ello, son claves para la belleza y salud de la piel:

  • Retrasan la aparición de los síntomas de envejecimiento (arrugas, surcos, flacidez, manchas).
  • Mejoran la retención óptima del agua, acción que permite mantener la hidratación, conservar la elasticidad y evitar la descamación.
  • Protegen frente a los daños causados por agentes externos.
  • Estimulan la síntesis de colágeno y con ello ayudar a la renovación celular.

Por todo lo explicado en Cosmetgal ponemos a tu disposición todo una línea de cosméticos con antioxidantes para ayudar al cuerpo en ese trabajo constante de regeneración

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *